Arquitecturas de la tristeza

Hace unas semanas, en el ya famoso #JuevesDeArquitectura, lanzábamos la siguiente imagen en las redes sociales como ejemplo de nuestro apartado “Arquitectura sin arquitectos”:

cementerio-de-villaluenga-del-rosario

Se trata del cementerio de Villaluenga del Rosario en Cádiz, el cual se encuentra situado en el interior de una antigua capilla que quedó en ruinas, y donde aparecen los diversos enterramientos del modo más diverso, y con los cuidados que los vecinos, desde el más íntimo respeto, pero al mismo tiempo con una limitaciones económicas comprensibles, pueden ofrecer.

El resultado es, cuanto menos, evocador, en cuanto al encuentro entre la ruina y la muerte, pero al mismo tiempo la vida que discurre alrededor y la vegetación que comienza a dominar una ruina.

Arquitectura y emoción se encuentran ligadas innegablemente, sin embargo, las emociones más incontrolables o duras quedan marcadas, parecen hacer mella en la arquitectura y generar un ambiente concreto en su interior. Queremos recorrer Arquitecturas de la tristeza, donde le arquitecto haya tenido que hacer frente a una emoción presente en la propia función de la arquitectura que se proyecta, y entender cómo ha sido este el elemento motor de la generación de un proyecto.

El respeto, la calma o la ruptura son ejemplos de posturas que irán apareciendo en los diferentes proyectos como formas de afrontar una sensación implícita. Recorrer estos espacios y entender la forma en que han sido afrontados formará parte de esta nueva sección en Patio de Sombras.

Añadir a favoritos(0)

¿Aún no estás registrado? Regístrate

Compartir


patiodesombras

Sitio web original, basado en la reflexión de los procesos creativos relacionados con todas las disciplinas artísticas y arquitectónicas.

Deja una respuesta

También puedes iniciar sesión desde